Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Fisiología de la conducta’ Category

En esta entrada seguiremos describiendo los distintos tipos de síndrome amnésico como continuación de una entrada anterior.

Amnesia global transitoria

Este tipo de amnesias suele presentarse en sujetos con una edad comprendida entre los 50 y 70 años, siendo más proclives apadecerla los hombres que las mujeres. El inicio de la amnesia ocurre de forma repentina, quedando el paciente ansioso, perplejo y repitiendo las mismas preguntas porque no recuerda haberlas realizado antes. Su duración oscila entre las 3 y las 24 horas, con una media de 6. El tipo de amnesia que aparece es anterógrada de predominio verbal, estando poco afectada la memoria a corto plazo, así como el conocimiento general. Aunque su etiología es aún desconocida, se cree que podría deberse a alteraciones de tipo vascular. Para poder diagnosticar este tipo de amnesia es necesario haber descartado mediante técnicas de neuroimagen cualquier lesión que explique el episodio.

Amnesia postraumática

Tras un traumatismo craneoencefálico (TCE) es frecuente que se produzca una pérdida de memoria. Se denomina amnesia postraumática al periodo comprendido entre un TCE y la restauración de la memoria para los hechos cotidianos. Por lo general, cuanto mayor es la severidad del TCE más largo será el periodo de amnesia y las secuelas crónicas que presente la memoria serán más graves. Suele haber una correlación entre la severidad de la amnesia anterógrada y el alcance de la amnesia retrógrada, aunque esta última suele ser de corta duración, no alcanzado más allá de los 30 minutos previos al TCE. La mayoría de los casos de amnesia postraumática son reversibles, aunque en pacientes con una amnesia postraumática superior a una semana, el 50% presenta dificultades de memorización de nueva información.

Amnesia asociada a la Terapia Electroconvulsiva

A día de hoy la Terapia Electroconvulsiva (TEC) es un tratamiento perfectamente válido para diversos trastornos psíquicos, particularmente para ciertos tipos de depresión. Uno de los principales efectos secundarios de la TEC es la pérdida de memoria. Tras la aplicación de la TEC se da un periodo de desorientación que suele ir seguido de un periodo de amnesia retrógrada y amnesia anterógrada. La función cognitiva normal suele restaurarse en un periodo comprendido entre 1 y 7 días; aunque los pacientes pueden quedar amnésicos para la información aprendida durante varios días tras la TEC. En la actualidad se desconoce cómo afecta la TEC a nivel neurobiológico.

Amnesia asociada a la epilepsia

Los pacientes epilépticos, con frecuencia, pueden presentar déficits de memoria, particularmente cuando el foco está ubicado en el lóbulo temporal. El tipo de alteración varía en función de la localización exacta del foco. Así, la focalización en el temporal izquierdo conllevará alteraciones de la memoria verbal, en el temporal derecho implicará a la memoria no verbal y la focalización frontal no influirá en el rendimiento de la memoria. Los mecanismos neurofisiológicos por los cuales la epilepsia interfiere en la capacidad de aprendizaje son principalmente la interrupción de los procesos de codificación y consolidación de la información.

Fuente: Román Lapuente, F., del Pino Sánchez, M. y Rabadán Pardo, M. (2010). Neuropsicología. Murcia: Diego Marín.

Read Full Post »

El objetivo de este post es el de aclarar las diferencias que existen entre estos dos términos, ya que es muy común creer que puedan tener un mismo significado, esta confusión se da muy a menudo, por eso resulta necesario explicar su distinción.

El DSM IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos mentales) define el delirio como: “una falsa creencia basada en una inferencia incorrecta relativa a la realidad externa, que es firmemente sostenida, a pesar de que casi todo el mundo cree y a pesar de cuanto constituye una prueba o evidencia incontrovertible y obvia de lo contrario”

La alucinación es definida como: “Experiencia sensorial organizada que es producto de la mente del paciente y que no existe en el mundo externo, las modalidades más frecuentes de las alucinaciones son la auditiva y la visual, y las menos frecuentes la táctil y gustativa.”

Básicamente, como se puede comprobar con las definiciones que aporta el DSM IV, las diferencias que existen entre estos dos términos son evidentes, ya que la alucinación es totalmente inventada por la mente, no es producto de la distorsión de ningún objeto presente, se percibe algo sin tener en cuenta los estímulos externos. En cambio el delirio se produce bajo la distorsión de un estímulo externo. Consiste en una creencia errónea de la realidad sobre un hecho u objeto existente.

Ambos síntomas tienen en común, que los individuos quienes los padecen están totalmente convencidos de que lo que perciben es totalmente real, y no admite discusión. Dichos individuos, se suelen dar cuenta del problema al intentar compartir sus experiencias perceptivas con quienes les rodean. Ambos son síntomas psicóticos característicos, sin que necesariamente formen parte de una  patología, pueden aparecer en situaciones de estrés, bajo déficits sensoriales, o por causas externas como intoxicaciones debidas a diferentes medicamentos y drogas.

Bibliografía:

  • DSM-IV. American Psychiatric Association. (1994). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (4th ed.). Washington, DC.

Read Full Post »

En algún momento de vuestras vidas es posible que hayáis experimentado esta sensación: la de al despertar, siendo totalmente conscientes de lo que hay alrededor, e incluso pudiendo escuchar comentarios de personas que están ahí en ese momento,  se apodera una extraña sensación de inmovilidad corporal, de inmediato el miedo os invade, los pensamientos que te dicen que eso no es normal, que sucede algo, sólo controlas tu mente, mientras ha desaparecido el vínculo motor que hace que  puedas moverte y levantarte como pretendes, ese momento de angustia, hace que tus pulsaciones aumenten, el ritmo cardiaco se acelera, no han pasado más de unos segundos o pocos minutos y ya has experimentado pensamientos que te hacen sentir la muerte muy de cerca, piensas incluso que se trata de un suceso paranormal.

De repente todo vuelve a la normalidad, puedes mover tu cuerpo, recuperas el tono corporal normal y vuelves al alivio de saber que ha sido un susto. Pero tienes la intriga sobre qué ha podido suceder, porqué has tenido esa sensación tan angustiosa. De esa manera comienzas a dar conclusiones y explicaciones de todo tipo, que puede desembocar en asuntos tremendamente disparatados.

Si te ha sucedido eso en alguna ocasión, significa que has pasado  por tu primera experiencia de parálisis del sueño.  ésta es una parasomnia (un trastorno del sueño que se caracteriza por episodios breves del despertar sin que existan alteraciones de interrupción del sueño) de las menos conocidas y la más benigna.

Es un fenómeno que puede durar entre unos pocos segundos hasta 2 ó 3 minutos, representa una inmovilidad y parálisis de todos los músculos esqueléticos, excepto los de la respiración y extraoculares, esta atonía muscular es característica en la fase REM (movimientos oculares rápidos) del sueño, con la diferencia en esta situación de que estamos ya despiertos.

Existe más posibilidades de que ocurra estando durmiendo en posición del cuerpo hacia arriba, y por la mañana al despertar en la fase REM del sueño, en la transición del sueño a la vigilia, en lo que se denomina una forma postdormital o hipnopómpica del sueño, en menor frecuencia puede aparecer también al inicio de la noche con la transición vigilia-sueño, dándose lugar la forma predormital o hipnagógica.

Una vez en este estado la vuelta a la movilidad corporal puede producirse espontáneamente o mediante estímulos externos, como el hecho de que nos toque alguien. No es frecuente que se trate de un hecho recurrente, en la mayoría de los casos se presenta en alguna ocasión aislada, cerca del 50% de la población a lo largo de su vida ha tenido alguna vez esta experiencia, a la que se considera habitualmente, debido al desconocimiento, como una experiencia de estar fuera del cuerpo y otros fenómenos extraños.

Existen múltiples causas, por las cuales se experimenta este fenómeno: los habitos irregulares del sueño, fatiga o situaciones de estrés continuo, cambios de turno en el trabajo, jet lag, y el consumo habitual de sustancias tales como el alcohol y la cafeína, e incluso el hecho de dormir hacia arriba, son predisponentes para padecer en alguna ocasión este trastorno, que supone una breve experiencia dramática y angustiosa, sobre todo en la primera vez que se experimenta, ya que en las siguientes ocasiones la persona toma consciencia de que no va a ocurrir nada, y que ya ha pasado por eso.

De forma más recurrente puede producirse en personas con Narcolepsia, y en trastornos de ansiedad (especialmente en el trastorno de angustia), así como en los de estado de ánimo.

Este fenómeno como ya se ha dicho anteriormente no presenta ningún problema, ya que es la consecuencia de las causas que se han mencionado, de forma recurrente puede ser indicativo de un trastorno de ansiedad o estado de ánimo.  El trastorno de la Parálisis del sueño en sí mismo no representa ningún daño, pero es evidente que sobre todo cuando se experimenta por primera vez, causa una sensación de angustia, malestar e incluso de falta de respiración, debido a los pensamientos de preocupación, el hecho de tomar consciencia de que no se trata de nada grave en realidad, puede hacer que se controle mejor la situación, por ende no hay a lo que temer, en cuanto a lo que se refiere con la parálisis del sueño.

Read Full Post »

Interesante vídeo que explica los efectos inmediatos que tienen la marihuana y sus derivados sobre nuestro cuerpo a nivel fisiológico.

Read Full Post »

El término amnesia hace referencia a un déficit del funcionamiento normal de la memoria. Al hablar de amnesia nos podemos referir a dos tipos de déficits: amnesia anterógrada, que se refiere a la afectación de la capacidad de adquirir información nueva procedente de cualquier modalidad sensorial, y amnesia retrógrada, que se refiere a la afectación de la capacidad de evocar información adquirida con anterioridad al momento en el que se produjo la afectación cerebral. Estos dos tipos de déficits pueden presentarse tanto conjunta como independientemente.

La etiología de las amnesias es muy variada, pueden producirse alteraciones mnésicas por patologías vasculares, enfermedades infecciosas, anoxias, tumores, lesiones cerebrales por traumatismo craneoencefálico, alcoholismo, desnutrición, epilepsia, determinados fármacos y diversos procesos psicológicos. 

Síndrome amnésico puro

Se produce como consecuencia de una lesión bilateral de los hipocampos. Produce amnesia anterógrada grave e irreversible y un cierto grado de amnesia retrógrada, afectando más a los recuerdos recientes que a los antiguos. Afecta únicamente al sistema de memoria explícita, dejando intacta la memoria implícita. Los pacientes con este trastorno conservan el resto de sus capacidades cognitivas complejas como el lenguaje o el razonamiento abstracto. Este trastorno puede ser causado por una anoxia cerebral durante una parada cardiorrespiratoria (que produciría la destrucción de células nerviosas en los hipocampos), encefalitis hepática (que causa necrosis en la circunvolución parahipocámpica, amígdala y cerebro basal anterior) o tumores cerebrales que afecten al fórnix.

Amnesia diencefálica

Se produce por una afectación del tálamo o el hipotálamo. Un ejemplo de amnesia diencefálica es el Síndrome de Korsakoff, en el que se produce amnesia debido al déficit de tiamina como resultado de una prolongada ingesta de grandes cantidades de alcohol. Los síntomas son: severa amnesia anterógrada, amnesia retrógrada con una mayor afectación de los recuerdos recientes, confabulaciones (invención de historias para rellenar los espacios en blanco), apatía y falta de conciencia del propio trastorno. Lo único que se puede hacer con este síndrome es detener su avance mediante la administración de tiamina Sólo un 20% de los pacientes muestra algún signo de mejora leve.

Amnesias selectivas

Este tipo de amnesias se producen por lesiones unilaterales de las estructuras implicadas en la memoria o por la desconexión entre la corteza y dichas estructuras. Las alteraciones temporales unilaterales producen una pérdida de memoria de material específico, por ejemplo, las lesiones temporales izquierdas producen una alteración en la memoria de tipo verbal, mientras que las temporales derechas afectan a la memoria no verbal. Las amnesias por desconexión se caracterizan por las áreas que han sido desconectadas, por ejemplo, la desconexión entre las áreas visuales de la corteza y las estructuras temporales mediales produce una pérdida de memoria para las ubicaciones espaciales.

Continuaremos describiendo más tipos de amnesias en una próxima entrada del blog.

Fuente: Román Lapuente, F., del Pino Sánchez, M. y Rabadán Pardo, M. (2010). Neuropsicología. Murcia: Diego Marín.

Read Full Post »

Los casos en los que existe una obesidad exagerada, superando un IMC (índice de masa corporal) de 35, corresponden no ya a un trastorno alimentario sino claramente a un trastorno metabólico que viene precedido por factores genéticos. Las diferencias genéticas son las que determinan la “eficacia metabólica”.

Dependiendo de las condiciones ambientales en las que un individuo se encuentre, esta eficacia metabólica de la obesidad resultará adaptativa o no. Las personas que tienden a engordar sin importar si ingieren más o menos calorías disponen de un depósito de reservas de nutrientes a largo plazo.

Los investigadores llaman a este tipo de metabolismo “ahorrativo”. En cambio las personas que no disponen de un metabolismo eficaz son aquellas que comen de manera copiosa importantes cantidades de calorías sin llegar a engordar, este tipo de metabolismo es el “derrochador”

En las condiciones en las que se vive con cierta comodidad, sobre todo en los países desarrollados, un metabolismo eficaz (ahorrativo) tiende a la obesidad, ya que la comida es abundante y fácil de obtener.

En épocas en las que escasea la comida la eficacia metabólica es ventajosa, ya que se puede sobrevivir con poca comida, debido a los excedentes en forma de grasas que se generaban cuando se disponía de comida.

Por lo que este tipo de metabolismo inadaptado en las sociedades desarrolladas, es tremendamente adaptativo en las hambrunas, y circunstancias difíciles en las que la búsqueda del alimento es el objetivo primordial. Los investigadores James y Trayhurn (1981) sugieren que el índice metabólico puede reflejar las condiciones ambientales en las que vivieron los antepasados.

Así pues, unos mismos genes pueden resultar beneficiosos y adaptativos en condiciones en las que hay que luchar y trabajar duro por conseguir calorías, y pueden resultar perjudiciales e inadaptados en condiciones en las que se requiere poco esfuerzo físico para conseguir alimento, el cual es abundante y rico en calorías.

Publicado en: Los expertos

Read Full Post »

La amnesia anterógrada es un tipo de amnesia, o pérdida de memoria, donde los nuevos acontecimientos no se guardan en la memoria a largo plazo, es decir, la persona afectada no es capaz de recordar algo si deja de prestarle atención unos segundos. Este tipo de amnesia es a menudo llamada «pérdida de memoria a corto plazo». Sin embargo, técnicamente se usa el término amnesia anterógrada puesto que el problema no está en la memoria inmediata sino en los recuerdos a largo plazo.

Las causas de la amnesia son orgánicas o funcionales. Las orgánicas incluyen daño al cerebro, causado por enfermedades o traumas, o por uso de ciertas drogas (generalmente sedantes). Las personas que sufren esta enfermedad teóricamente pueden recordar episodios vividos antes del comienzo del trastorno, aunque casi todos los casos a largo plazo de amnesia anterógrada están relacionados con la amnesia retrógrada (pérdida de memoria en la que no se recuerda lo vivido antes del hecho que produjo tal afectación)

                La amnesia anterógrada puede afectar de manera diferente a los distintos tipos de memoria (nuevos movimientos, palabras, sucesos del día, hechos históricos, etc.). Algunos pacientes pueden aprender y recordar algún movimiento debido a que no afecta a la memoria procedimental (como tocar una nueva canción) y luego no acordarse de cuándo lo han aprendido. Hay algunos casos de pacientes que aprendían y recordaban nuevas palabras o hechos históricos (memoria semántica) pero no eran capaces de recordar algún suceso del día anterior (memoria episódica).

                Probablemente el caso de amnesia anterógrada más conocido sea el de Clive Wearing, un músico británico que desarrolló este trastorno en su forma más severa a partir de una encefalitis. Concretamente, su memoria solía durar entre 7 y 30 segundos. A la vez, recordaba pocos detalles de su vida anterior y de carácter muy general. Una de las habilidades que se mantuvo intacta fue tocar el piano; no obstante, una vez que terminaba la composición musical, inmediatamente olvidaba que la había tocado. En este caso, las áreas afectadaseran el hipocampo, el lóbulo temporal y el frontal.Compositor Clive Wearing tocando el piano

             La investigación reciente sugiere que al menos parte de esta pérdida de memoria severa puede ser el producto de interferencias retroactivas. En el experimento de Dewar y otros (2010), trataron de averiguar si una nueva información dada inmediatamente después de aprender algo nuevo puede interferir en su retención y posterior recuperación. Se cogieron 10 personas con problemas serios de amnesia y 10 personas sanas para el grupo de control. Los sujetos debían retener en la memoria durante diez minutos un texto. Ambos grupos estaban divididos en dos, unos que harían la tarea sin ningún tipo de interferencia durante los diez minutos de retención y otros que tendrían que escuchar durante ese tiempo interferencias no específicas (notas de piano).

                El grupo amnésico tuvo unos resultados mejor de lo esperados en la retención, pero al parecer, las interferencias no específicas no les influían tal como se esperaba. La hipótesis sobre estos resultados es que los efectos de interferencia son cualitativamente diferentes, que ocurren durante los distintos procesos de la memoria: la recuperación (interferencia tema específico) y la retención (interferencias no específicas).

                El desconocimiento general de este tipo de amnesia lo ha convertido en una interesante fuente de inspiración para el cine, como podemos comprobar en Memento, Novo o 50 primeras citas (en esta última, la enfermedad de la chica, es totalmente ficticia y no podría darse en la vida real)

Documental sobre el caso del compositor Clive Wearing

Referencia: Dewar, M., Della Sala, S., Beschin, N. y Cowan, N. (2010). Profound retroactive interference in anterograde amnesia: What interferes? Neuropsychology, 24(3), 357-367.

Read Full Post »

Older Posts »