Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Neurología’ Category

En esta entrada seguiremos describiendo los distintos tipos de síndrome amnésico como continuación de una entrada anterior.

Amnesia global transitoria

Este tipo de amnesias suele presentarse en sujetos con una edad comprendida entre los 50 y 70 años, siendo más proclives apadecerla los hombres que las mujeres. El inicio de la amnesia ocurre de forma repentina, quedando el paciente ansioso, perplejo y repitiendo las mismas preguntas porque no recuerda haberlas realizado antes. Su duración oscila entre las 3 y las 24 horas, con una media de 6. El tipo de amnesia que aparece es anterógrada de predominio verbal, estando poco afectada la memoria a corto plazo, así como el conocimiento general. Aunque su etiología es aún desconocida, se cree que podría deberse a alteraciones de tipo vascular. Para poder diagnosticar este tipo de amnesia es necesario haber descartado mediante técnicas de neuroimagen cualquier lesión que explique el episodio.

Amnesia postraumática

Tras un traumatismo craneoencefálico (TCE) es frecuente que se produzca una pérdida de memoria. Se denomina amnesia postraumática al periodo comprendido entre un TCE y la restauración de la memoria para los hechos cotidianos. Por lo general, cuanto mayor es la severidad del TCE más largo será el periodo de amnesia y las secuelas crónicas que presente la memoria serán más graves. Suele haber una correlación entre la severidad de la amnesia anterógrada y el alcance de la amnesia retrógrada, aunque esta última suele ser de corta duración, no alcanzado más allá de los 30 minutos previos al TCE. La mayoría de los casos de amnesia postraumática son reversibles, aunque en pacientes con una amnesia postraumática superior a una semana, el 50% presenta dificultades de memorización de nueva información.

Amnesia asociada a la Terapia Electroconvulsiva

A día de hoy la Terapia Electroconvulsiva (TEC) es un tratamiento perfectamente válido para diversos trastornos psíquicos, particularmente para ciertos tipos de depresión. Uno de los principales efectos secundarios de la TEC es la pérdida de memoria. Tras la aplicación de la TEC se da un periodo de desorientación que suele ir seguido de un periodo de amnesia retrógrada y amnesia anterógrada. La función cognitiva normal suele restaurarse en un periodo comprendido entre 1 y 7 días; aunque los pacientes pueden quedar amnésicos para la información aprendida durante varios días tras la TEC. En la actualidad se desconoce cómo afecta la TEC a nivel neurobiológico.

Amnesia asociada a la epilepsia

Los pacientes epilépticos, con frecuencia, pueden presentar déficits de memoria, particularmente cuando el foco está ubicado en el lóbulo temporal. El tipo de alteración varía en función de la localización exacta del foco. Así, la focalización en el temporal izquierdo conllevará alteraciones de la memoria verbal, en el temporal derecho implicará a la memoria no verbal y la focalización frontal no influirá en el rendimiento de la memoria. Los mecanismos neurofisiológicos por los cuales la epilepsia interfiere en la capacidad de aprendizaje son principalmente la interrupción de los procesos de codificación y consolidación de la información.

Fuente: Román Lapuente, F., del Pino Sánchez, M. y Rabadán Pardo, M. (2010). Neuropsicología. Murcia: Diego Marín.

Read Full Post »

El término amnesia hace referencia a un déficit del funcionamiento normal de la memoria. Al hablar de amnesia nos podemos referir a dos tipos de déficits: amnesia anterógrada, que se refiere a la afectación de la capacidad de adquirir información nueva procedente de cualquier modalidad sensorial, y amnesia retrógrada, que se refiere a la afectación de la capacidad de evocar información adquirida con anterioridad al momento en el que se produjo la afectación cerebral. Estos dos tipos de déficits pueden presentarse tanto conjunta como independientemente.

La etiología de las amnesias es muy variada, pueden producirse alteraciones mnésicas por patologías vasculares, enfermedades infecciosas, anoxias, tumores, lesiones cerebrales por traumatismo craneoencefálico, alcoholismo, desnutrición, epilepsia, determinados fármacos y diversos procesos psicológicos. 

Síndrome amnésico puro

Se produce como consecuencia de una lesión bilateral de los hipocampos. Produce amnesia anterógrada grave e irreversible y un cierto grado de amnesia retrógrada, afectando más a los recuerdos recientes que a los antiguos. Afecta únicamente al sistema de memoria explícita, dejando intacta la memoria implícita. Los pacientes con este trastorno conservan el resto de sus capacidades cognitivas complejas como el lenguaje o el razonamiento abstracto. Este trastorno puede ser causado por una anoxia cerebral durante una parada cardiorrespiratoria (que produciría la destrucción de células nerviosas en los hipocampos), encefalitis hepática (que causa necrosis en la circunvolución parahipocámpica, amígdala y cerebro basal anterior) o tumores cerebrales que afecten al fórnix.

Amnesia diencefálica

Se produce por una afectación del tálamo o el hipotálamo. Un ejemplo de amnesia diencefálica es el Síndrome de Korsakoff, en el que se produce amnesia debido al déficit de tiamina como resultado de una prolongada ingesta de grandes cantidades de alcohol. Los síntomas son: severa amnesia anterógrada, amnesia retrógrada con una mayor afectación de los recuerdos recientes, confabulaciones (invención de historias para rellenar los espacios en blanco), apatía y falta de conciencia del propio trastorno. Lo único que se puede hacer con este síndrome es detener su avance mediante la administración de tiamina Sólo un 20% de los pacientes muestra algún signo de mejora leve.

Amnesias selectivas

Este tipo de amnesias se producen por lesiones unilaterales de las estructuras implicadas en la memoria o por la desconexión entre la corteza y dichas estructuras. Las alteraciones temporales unilaterales producen una pérdida de memoria de material específico, por ejemplo, las lesiones temporales izquierdas producen una alteración en la memoria de tipo verbal, mientras que las temporales derechas afectan a la memoria no verbal. Las amnesias por desconexión se caracterizan por las áreas que han sido desconectadas, por ejemplo, la desconexión entre las áreas visuales de la corteza y las estructuras temporales mediales produce una pérdida de memoria para las ubicaciones espaciales.

Continuaremos describiendo más tipos de amnesias en una próxima entrada del blog.

Fuente: Román Lapuente, F., del Pino Sánchez, M. y Rabadán Pardo, M. (2010). Neuropsicología. Murcia: Diego Marín.

Read Full Post »

A menudo oímos que tener la mente activa es beneficioso para el cerebro. Ahora se ha demostrado científicamente: Michael J. Valenzuela, experto en envejecimiento cerebral en el Brain and Mind Research Institute de la Universidad de Sydney (Australia) ha comprobado en un estudio que las personas con mayor actividad cognitiva (las de mente más activa) continuada desarrollan un encéfalo de mayor tamaño y, además, tienen un menor riesgo de padecer enfermedades cerebrovasculares.

El estudio se ha llevado a cabo con más de 13000 sujetos durante 14 años.

El cerebro necesita la actividad de las neuronas para facilitar el aprendizaje y razonar con rapidez. Al llevar un estilo de vida saludable y realizar actividades de forma continua, las neuronas crean conexiones entre ellas. Éstas  transmiten la información con más rapidez, por lo que es más fácil razonar, tomar decisiones, encontrar soluciones y mejorar el bienestar general. También beneficia a la capacidad de aprendizaje porque si se es capaz de pensar más rápidamente resulta más fácil adquirir conocimientos.

La imagen es una fotografía de un fragmento del área 9 de Broadman, situada en el lóbulo medio prefrontal del cerebro. Se trata de un área especializada en controlar que nuestras acciones no sean impulsivas y resolver los problemas con lógica.

Las imágenes A y C corresponden con un estilo de vida cognitivamente alto (gente que mantiene hábitos de vida saludables y su mente activa de manera regular) mientras que las imágenes B y D corresponden con un estilo de vida cognitivamente pobre (gente sumida en la rutina y con poca variedad de actividades). Se puede comprobar que las personas con la mente más activa tienen mayor densidad neuronal que las cognitivamente más inactivas, por lo que tienen mayor velocidad para procesar la información que reciben. En las imágenes C y D se muestra el grosor de este área, que es mucho más gruesa en las personas cognitivamente activas.

Efectivamente, un cerebro con capas más gruesas y mayor acumulación de neuronas y conexiones entre ellas es sinónimo de mayor salud mental y calidad de vida.

Una mente activa reduce el riesgo de enfermedades neurodegenerativas igual que hacer deporte reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Por eso, aunque dejemos de lado ciertos momentos de tranquilidad para nosotros mismos, no debemos olvidar que nuestra mente también necesita que la cuiden, y que el mejor modo para ello es realizar actividades como leer, hablar con amigos, salir, no dejarnos llevar por la rutina y aprender cosas nuevas. Al fin y al cabo, el saber no ocupa lugar, nos ayuda a ser más felices y, ahora sabemos que, también, a mantenernos mentalmente más sanos.

Read Full Post »

La formación reticular es una de las estructuras filogenéticamente más antiguas de nuestro sistema nervioso central (SNC). Se localiza a todo lo largo del tronco cerebral desde el sentido caudal en médula hasta el diencéfalo en sentido rostral, y en sentido dorsal se extiende hasta el cerebelo, conectándose todas las estructuras entre sí para realizar las siguientes funciones:

  • Regular el ciclo vigilia/sueño.
  • Regular la percepción del dolor.
  • Influencia en el control de los movimientos voluntarios.
  • Regulación de la actividad visceral.

Se localizan 8 núcleos en la formación reticular:

  • Precerebral
  • Rafé (produce serotonina)
  • Grupo central (glutamato)
  • Colinérgicos (liberan acetilcolina)
  • Catecolaminérgicos (Noradrenalina/adrenalina)

Los que intervienen en la regulación visceral son:

  • Lateral parvocelular
  • Área Parabraquial
  • Medular superficial

Estos 8 núcleos componen la formación reticular.

En el tracto tegmental central se concentran las vías de proyección que se dirigen hacia tálamo y corteza cerebral a este sistema se le conoce como (SARA) Sistema Activador Reticular Ascendente, este sistema principalmente es el que va a regular el estado de despierto (vigilia). El buen funcionamiento del SARA es una precondición para el adecuado funcionamiento de la conducta consciente. Las lesiones en el tronco cerebral que implican al SARA pueden producir estados de coma, estupor o somnolencia.

En este excelente vídeo el Dr. Luis Delgado Reyes explica detalladamente en que consiste todo lo relevante a la formación reticular.

Read Full Post »

El polígono de Willis es una ramificación arterial que comienza con la irrigación por parte de la arteria basilar que pasa por el tronco del encéfalo, adyacente al quiasma óptico. Esta estructura es la esencia para la irrigación de los hemisferios cerebrales.

Polígono de Willis

El circuito cerebral resultante del polígono de Willis otorga distintas vías de irrigación cerebral al sistema vascular para si alguna de éstas se obstruye, siempre esté disponible una vía de irrigación alternativa.

Read Full Post »

La enfermedad de Huntington se caracteriza por ser genética. Es degenerativa ya que se sufre un desgaste en las neuronas de ciertas partes del cerebro. Existe un 50% de probabilidades en la transmisión de padres a hijos.

 Su causa está implicada en un defecto genético en el 4º par cromosómico. En este segmento del cromosoma hay una repetición de ADN, denominada repetición CAG, en las personas normales hay una frecuencia de repetición de entre 10 y 28 veces, mientras que en las personas con corea de Huntington hay repeticiones de entre 36 a 120 veces. A mayor número de repeticiones la enfermedad tiene más probabilidades de aparecer en una edad más temprana. Lo más común es su aparición en la edad adulta, manifestando los síntomas a mediados tercera y cuarta década.

Los síntomas afectan al movimiento normal de individuo, a cambios y alteraciones del comportamiento y produce demencia a medida que se avanza en edad.

Los movimientos anormales se manifiestan en espasmos rápidos y súbitos en las distintas partes del cuerpo, se pueden caracterizar también en ser lentos e incontrolables, incluyendo muecas y una marcha inestable.

Los problemas en la conducta y el comportamiento presentan paranoia, psicosis, irritabilidad, malhumor, alucinaciones y comportamientos antisociales. Estos problemas en la conducta pueden aparecer antes que los debidos al movimiento.

En la demencia los cambios se producen de forma más lenta y progresiva, afectando a la memoria, la personalidad, el lenguaje y capacidades del individuo.

Para poder diagnosticar esta enfermedad el médico aparte de hacer un examen físico al individuo e informarse sobre sus antecedentes familiares. Hace un examen neurológico mediante una tomografía computarizada de la cabeza para comprobar una posible pérdida del tejido cerebral. También se puede comprobar a través de una resonancia magnética o una tomografía por emisión de positrones (TEP)

Para esta enfermedad no existe aún una posible cura concluyente, los tratamientos que hay son para reducir el efecto de algunos de los síntomas.

Como los bloqueadores de dopamina que sirven para reducir el comportamiento y movimientos anormales.

Las personas que padecen la enfermedad de Huntington requieren de atención por parte de familiares y profesionales, cuidados y vigilancia especial. A medida en que la enfermedad va avanzando el cuidado requiere de mayor atención, hasta el punto de que el individuo tenga una supervisión de 24 horas. Ya que la mayor causa de muerte en estas personas es la de suicidio por depresión.


Por: raulespert

Read Full Post »

Como bien todos conocemos, la esquizofrenia es una enfermedad que afecta a una parte de la población importante. En concreto, se conoce que un 1% de la población mundial padece dicha enfermedad, y el 40% de aquellos que la padecen han consumido drogas al menos una vez en su vida. El hecho de que se describan sus síntomas en las escrituras antiguas, nos hace pensar que este trastorno ha existido desde hace miles de años. Sin embargo, el término esquizofrenia sea quizás el término psicológico que más erróneamente se ha usado, ya que traducido al pie de la letra significa mente escindida, lo que nos hace pensar en una personalidad dividida o múltiple de forma equivocada.

Por lo que principalmente se caracteriza la esquizofrenia es por sus síntomas positivos, que incluyen: alucinaciones (visuales, auditivas, olfativas), delirios (de grandeza, de persecución, de control) y el trastorno de pensamiento (dificultades para organizar los pensamientos de forma lógica); y, por otro lado, los síntomas negativos, que incluye la ausencia de conductas normales como: falta de reactividad emocional, habla escasa, falta de iniciativa y de perseverancia, incapacidad para experimentar placer, y un completo aislamiento social. Mientras que los síntomas positivos parecen involucrar un exceso de actividad en los circuitos neurales en los que participa la dopamina como neurotransmisor, los síntomas negativos parecen producirse por procesos degenerativos que afecta al funcionamiento normal de ciertas regiones del cerebro.

Numerosas investigaciones sugieren que los síntomas positivos de la esquizofrenia están producidos por factores de índole bioquímica. La Hipótesis Dopaminérgica sugiere que algunos síntomas de la esquizofrenia, están causados por un exceso en la actividad de las sinapsis dopaminérgicas, es decir, en aquellas conexiones que hacen que se produzca y expulse la dopamina, que van desde el área tegmental ventral al núcleo accumbens y la amígadala, que son los principales encargados de sintetizar y expulsar la dopamina de los sistemas de recompensa cerebral.

Hace unos 50 años, el cirujano francés Henri Laborit, descubrió que un compuesto, la clorpromacina, combatía muchos de los efectos de la esquizofrenia, evitando que muchos pacientes tuvieran que permanecer de forma prolongada en el hospital. Esta sustancia, incluida en muchos de los fármacos antipsicóticos actuales, tiene efectos beneficiosos como la reducción o incluso desaparición de las alucinaciones y los delirios. Esta reducción de los síntomas se debe principalmente a una razón: los fármacos bloquean los receptores dopaminérgicos. Así pues, los síntomas positivos de la esquizofrenia se ven reducidos mediante un efecto común que tienen todos estos fármacos: antagonizar la transmisión dopaminérgica.

Asimismo, existen otro tipo de sustancias que originan el efecto contrario: favorecen los síntomas positivos de la esquizofrenia, es decir, actúan como agonistas de la dopamina. Un ejemplo claro de ello son la anfetamina, la cocaína y el metilfenidato (Ritalina, psicoestimulante). Es decir, este tipo de sustancias refuerzan intensamente las sinapsis productoras de dopamina y por tanto refuerzan la conducta. Si los mecanismos del refuerzo se activaran en los momentos inadecuados, digamos que las conductas inadecuadas (como los pensamientos delirantes) pueden resultar reforzadas. En algún momento, seguro que usted recuerda algún pensamiento delirante que ha tenido, perfectamente comprensible, ya que todos lo vivimos, aunque luego los olvidemos. Pues bien, si estos mecanismos de refuerzo resultan activados mientras estos pensamientos delirantes ocurren, tenderíamos a tomarlos en serio y actuar en consecuencia. Con el paso del tiempo, podrían tornarse en verdaderos delirios.

Read Full Post »

Older Posts »