Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Aprendizaje’

El psicólogo Albert Bandura es la figura más representativa para explicar la transición entre el conductismo y el cognitivismo. Gracias a su perspectiva sobre la idea que dominaba la época conductista, se cambio de paradigma hacia la psicología cognitiva, siendo ésta la más aceptada actualente. En la teoría cognitivo-social de Bandura destaca el modelo del determinismo recíproco que viene a decir que los factores ambientales, los cognitivos, personales, de motivación, emoción, etc, interactúan todos entre sí recíprocamente.

Se sitúa por lo tanto en contra de los más extremistas con respecto a la localización de las causas de la conducta, rechazando el extremo ambientalista y el determinismo personal, Bandura establece una interacción entre las distintas corrientes, por lo que los factores ambientales, personales y conductuales, no son entidades separadas, sino que interactúan mutuamente entre sí.

Ante el conductismo clásico Bandura declara que el organismo no responde solamente a los estímulos del medio de forma autómata, sino que también reflexiona y responde de forma significativa. Considerando que en el proceso de aprendizaje hay que tener en cuenta las siguientes capacidades básicas:

  • Capacidad simbolizadora, para ensayar simbólicamente soluciones, sin que sea necesario ejecutarlas y sufrir las consecuencias de sus errores.
  • Capacidad de previsión, al proponerse metas se  ensayan las posibles acciones y consecuencias, que se pueden convertirse en motivadores y reguladores de la conducta previsora.
  • Capacidad vicaria, mediante la observación de modelos se puede aprender vicariamente de lo que otros hacen y las consecuencias de dichas acciones, sin necesidad de pasar por la ejecución de las mismas.
  • Capacidad autorreguladora, el hombre puede controlar su propia conducta manipulando el ambiente y utilizando estrategias cognitivas proponiéndose metas, objetivos e incentivos a sus propias acciones.
  • Capacidad de autorreflexión, analizar sus propias experiencias, contrastándolas con los resultados obtenidos, analizar sus ideas, y desarrollar la percepción que tienen ellos mismos sobre su eficacia.

Aunque Bandura defiende la idea de que las conductas que hayan obtenido recompensas positivas tendrán más posibilidades de ser repetidas y en cambio disminuirán las conductas que hayan obtenido consecuencias negativas, este proceso en el hombre es más bien rudimentario ya que es compatible a los procesos que utilizan los animales. Con la teoría social cognitiva muestra la complejidad de los procesos humanos para realizar una conducta , mediante la observación la persona puede aprender una acción y sus consecuencias y deliberadamente tendera a realizarla o no dependiendo de sus características personales y su motivación.
“El aprendizaje sería muy laborioso (por no decir peligroso) si las personas se basaran sólo en los efectos de sus propias acciones para informarse sobre qué hacer”

Read Full Post »

Fue en el año 1954 cuando dos investigadores neurocientíficos descubrieron en la Universidad de McGill algo que revolucionaría el aprendizaje y el refuerzo humano y que sorprendería tanto a psicólogos como a fisiólogos de aquella época: afirmaban haber localizado un “centro del placer” en el cerebro de la rata que parecía ofrecer una explicación psicológica a muchas de las conductas realizadas por éstas como por los humanos. Aunque en un principio la teoría de estos investigadores, James Olds y Peter Milner, no parecía tan revolucionaria como sería después, pronto hizo que ampliaran su investigación del aprendizaje con estimulación eléctrica aversiva, a la investigación del refuerzo y su relación con la expulsión de dopamina.

Por lo tanto,  existen un gran número de estructuras neuronales que participan en el sistema de recompensa cerebral, sin embargo, las estructuras más relevantes y reprensentativas serían el haz prosencefálico medial (HPM), el Área Tegmental Ventral (ATV) y el Núcleo Accumbens. El HPM es un conjunto de fibras que parecen conectar el Área Tegmental Ventral (ATV) con el Núcleo Accumbens. Esta conexión es de vital importancia, ya que la estimulación eléctrica del ATV parece producir una liberación de dopamina en varias estructuras encefálicas, sin embargo la más importante es el Núcleo Accumbens, último responsable del refuerzo. Otras investigaciones han descubierto que el HPM funciona igualmente con serotonina y dopamina por lo que su simple estimulación eléctrica también producirá una liberación de dopamina en el núcleo Accumbens.

Estos hechos han sido comprobados con la administración de antagonistas de la dopamina en el HPM, que al no permitir la liberación de dopamina no producían refuerzo alguno en el animal. A pesar de que existen más sistemas de recompensa, éste sería el más efectivo. Participa en la mayoría de nuestras conductas diarias, vitales y evolutivas como el sexo, la crianza, la sociabilidad, la ingesta de alimento y bebida, etc., y en cada una de estas acciones se expulsa una cantidad de dopamina que puede aumentar o disminuir según el grado de necesidad. De ahí que las situaciones nuevas nos estimulen y motiven y que cuando dejan de ser nuevas perdamos el interés por ellas.

Sin embargo, se ha descubierto que la dopamina, aunque necesaria, también está relacionada con algunas conductas desadaptativas como el consumo de drogas (la cocaína es un ejemplo). Este tipo de sustancias, aunque nocivas, acaban creando una fuerte dependencia, en parte debido a la expulsión de dopamina. Mientras que con la aparición repetida de recompensas naturales (comida) el sistema dopaminérgico va reduciendo paulatinamente la expulsión de dopamina hasta extinguirse, con las drogas esto no sucede (se deberá aumentar las dosis para producir los mismos efectos).

La dopamina se encuentra relacionada con la depresión. Los antidepresivos comunes del pasado únicamente incluían dopamina, para paliar los efectos del estado de depresión. Se conoce que en la actualidad, estos fármacos mezclan tres sustancias esenciales en nuestro organismo: dopamina, que funciona de una manera rápida y precisa; serotonina, que funciona más a largo plazo; y la noradrenalina, que aumenta la atención. Los anti-psicóticos, administran antagonistas de la dopamina, para reducir sus efectos adversos.

Fuente: Carlson, R. (2010). Fisiología de la conducta. Ed. Pearson, 8ªedición.

Read Full Post »

El estrés es una reacción fisiológica que todos hemos experimentado alguna vez, a lo largo de nuestras vidas, en todas nuestras etapas de desarrollo. Por supuesto, siempre se ha visto como algo perjudicial, una fatiga que nos pone en tensión, nos puede llegar a bloquear, e incluso repercutir de forma grave en nuestra salud. Obviamente esto es cierto, resulta ser así. Pero como en la mayoría de los aspectos de nuestra vida el equilibrio resulta ser beneficioso, inclusive tratándose del estrés. Un estudio realizado en el laboratorio de genética del comportamiento, del Brain Min institute de Lausana (Suiza) por la científica española Carmen Sandi, ha confirmado que el estrés de forma moderada, puede convertirse en un elemento potenciador, de la memoria y el aprendizaje. Ya que en el momento que vivimos esa tensión, y nos llama la atención emocionalmente, como una catástrofe por televisión, un impacto visual, una noticia sobrecogedora; en esos momentos somos capaces de retener en la memoria dicha situación, e incluso lo que estábamos haciendo. Una situación que nos resulta estresante, la cual hemos sido capaz de resolver, nos genera una activación fisiológica que facilita el almacenamiento en la memoria, esto motiva a su vez el aprendizaje. “El equipo de Sandi investiga con animales si este fenómeno es cierto desde el punto de vista biológico. Ya que ante determinadas situaciones los individuos activan respuestas fisiológicas, generan adrenalina, lo que se traduce en una activación cerebral y la facilitación de los mecanismos sinápticos para aprender”. Se ha conseguido investigar con esto, unos compuestos farmacológicos que actúan sobre las moléculas de adhesión neural, en la formación de memoria duradera, ya que activan las funciones neuronales.Ya se ha experimentado con ratones estos fármacos, probando que tras su consumo, recuerdan mejor a largo plazo. Esto abre grandes expectativas para un posible tratamiento en el Alzheimer.

Read Full Post »