Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Estrés’

En algún momento de vuestras vidas es posible que hayáis experimentado esta sensación: la de al despertar, siendo totalmente conscientes de lo que hay alrededor, e incluso pudiendo escuchar comentarios de personas que están ahí en ese momento,  se apodera una extraña sensación de inmovilidad corporal, de inmediato el miedo os invade, los pensamientos que te dicen que eso no es normal, que sucede algo, sólo controlas tu mente, mientras ha desaparecido el vínculo motor que hace que  puedas moverte y levantarte como pretendes, ese momento de angustia, hace que tus pulsaciones aumenten, el ritmo cardiaco se acelera, no han pasado más de unos segundos o pocos minutos y ya has experimentado pensamientos que te hacen sentir la muerte muy de cerca, piensas incluso que se trata de un suceso paranormal.

De repente todo vuelve a la normalidad, puedes mover tu cuerpo, recuperas el tono corporal normal y vuelves al alivio de saber que ha sido un susto. Pero tienes la intriga sobre qué ha podido suceder, porqué has tenido esa sensación tan angustiosa. De esa manera comienzas a dar conclusiones y explicaciones de todo tipo, que puede desembocar en asuntos tremendamente disparatados.

Si te ha sucedido eso en alguna ocasión, significa que has pasado  por tu primera experiencia de parálisis del sueño.  ésta es una parasomnia (un trastorno del sueño que se caracteriza por episodios breves del despertar sin que existan alteraciones de interrupción del sueño) de las menos conocidas y la más benigna.

Es un fenómeno que puede durar entre unos pocos segundos hasta 2 ó 3 minutos, representa una inmovilidad y parálisis de todos los músculos esqueléticos, excepto los de la respiración y extraoculares, esta atonía muscular es característica en la fase REM (movimientos oculares rápidos) del sueño, con la diferencia en esta situación de que estamos ya despiertos.

Existe más posibilidades de que ocurra estando durmiendo en posición del cuerpo hacia arriba, y por la mañana al despertar en la fase REM del sueño, en la transición del sueño a la vigilia, en lo que se denomina una forma postdormital o hipnopómpica del sueño, en menor frecuencia puede aparecer también al inicio de la noche con la transición vigilia-sueño, dándose lugar la forma predormital o hipnagógica.

Una vez en este estado la vuelta a la movilidad corporal puede producirse espontáneamente o mediante estímulos externos, como el hecho de que nos toque alguien. No es frecuente que se trate de un hecho recurrente, en la mayoría de los casos se presenta en alguna ocasión aislada, cerca del 50% de la población a lo largo de su vida ha tenido alguna vez esta experiencia, a la que se considera habitualmente, debido al desconocimiento, como una experiencia de estar fuera del cuerpo y otros fenómenos extraños.

Existen múltiples causas, por las cuales se experimenta este fenómeno: los habitos irregulares del sueño, fatiga o situaciones de estrés continuo, cambios de turno en el trabajo, jet lag, y el consumo habitual de sustancias tales como el alcohol y la cafeína, e incluso el hecho de dormir hacia arriba, son predisponentes para padecer en alguna ocasión este trastorno, que supone una breve experiencia dramática y angustiosa, sobre todo en la primera vez que se experimenta, ya que en las siguientes ocasiones la persona toma consciencia de que no va a ocurrir nada, y que ya ha pasado por eso.

De forma más recurrente puede producirse en personas con Narcolepsia, y en trastornos de ansiedad (especialmente en el trastorno de angustia), así como en los de estado de ánimo.

Este fenómeno como ya se ha dicho anteriormente no presenta ningún problema, ya que es la consecuencia de las causas que se han mencionado, de forma recurrente puede ser indicativo de un trastorno de ansiedad o estado de ánimo.  El trastorno de la Parálisis del sueño en sí mismo no representa ningún daño, pero es evidente que sobre todo cuando se experimenta por primera vez, causa una sensación de angustia, malestar e incluso de falta de respiración, debido a los pensamientos de preocupación, el hecho de tomar consciencia de que no se trata de nada grave en realidad, puede hacer que se controle mejor la situación, por ende no hay a lo que temer, en cuanto a lo que se refiere con la parálisis del sueño.

Read Full Post »

El estrés es una reacción fisiológica que todos hemos experimentado alguna vez, a lo largo de nuestras vidas, en todas nuestras etapas de desarrollo. Por supuesto, siempre se ha visto como algo perjudicial, una fatiga que nos pone en tensión, nos puede llegar a bloquear, e incluso repercutir de forma grave en nuestra salud. Obviamente esto es cierto, resulta ser así. Pero como en la mayoría de los aspectos de nuestra vida el equilibrio resulta ser beneficioso, inclusive tratándose del estrés. Un estudio realizado en el laboratorio de genética del comportamiento, del Brain Min institute de Lausana (Suiza) por la científica española Carmen Sandi, ha confirmado que el estrés de forma moderada, puede convertirse en un elemento potenciador, de la memoria y el aprendizaje. Ya que en el momento que vivimos esa tensión, y nos llama la atención emocionalmente, como una catástrofe por televisión, un impacto visual, una noticia sobrecogedora; en esos momentos somos capaces de retener en la memoria dicha situación, e incluso lo que estábamos haciendo. Una situación que nos resulta estresante, la cual hemos sido capaz de resolver, nos genera una activación fisiológica que facilita el almacenamiento en la memoria, esto motiva a su vez el aprendizaje. “El equipo de Sandi investiga con animales si este fenómeno es cierto desde el punto de vista biológico. Ya que ante determinadas situaciones los individuos activan respuestas fisiológicas, generan adrenalina, lo que se traduce en una activación cerebral y la facilitación de los mecanismos sinápticos para aprender”. Se ha conseguido investigar con esto, unos compuestos farmacológicos que actúan sobre las moléculas de adhesión neural, en la formación de memoria duradera, ya que activan las funciones neuronales.Ya se ha experimentado con ratones estos fármacos, probando que tras su consumo, recuerdan mejor a largo plazo. Esto abre grandes expectativas para un posible tratamiento en el Alzheimer.

Read Full Post »

El insomnio es el trastorno del sueño más común, puede aparecer por diversos factores como el estrés, depresión, nerviosismo o activación elevada del organismo.

Se ha investigado mediante un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Madrid, como este trastorno afecta tanto a jóvenes como a la población en general, demostrando que un 10% de los jóvenes de entre 16 y 25 años presentan todas las características del insomnio crónico, El insomnio se detecta por tener dificultades de conciliar el sueño al acostarse, por despertarse muy temprano sin intención, y por dormir intermitentemente sin alcanzar un estado de sueño prolongado.

El cuerpo no descansa ni se recupera, y esto ocasiona falta de concentración, y problemas para mantener el ritmo de actividades diario. Pero no hay que confundirse estar privado del sueño no es tener insomnio.
Ha explicado el doctor Julio Fernández Mendoza investigador del Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid y del Departamento de Psicobiología de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, “los jóvenes que se quejaban de insomnio en este estudio, al igual que las personas que consultan por insomnio, afirmaban que tenían fatiga diurna (es decir, sensación de cansancio físico o mental pero sin tendencia a dormirse) pero no somnolencia diurna (sensación de cansancio físico o mental con tendencia a quedarse dormido, especialmente en situaciones monótonas) que se da en la privación de sueño.

Además, los jóvenes con insomnio tenían más síntomas de ansiedad y depresión, dificultades para concentrarse, mayor irritabilidad y no solían echarse la siesta”.

Teniendo en cuenta todos los síntomas del insomnio crónico para realizar un diagnóstico, se llevo a cabo la investigación, que consistió en una encuesta transversal a una muestra representativa de la población universitaria. Mediante cuestionario, realizada a 1271 estudiantes con edades comprendidas entre los 16 y 25 años de edad, de la Universidad Autónoma de Madrid.

El objetivo del estudio consistía en examinar un grupo representativo de la población joven para comprobar su prevalencia, y si presentan los síntomas esenciales para una consulta por insomnio.

Read Full Post »